IXCHE DESVELA SECRETOS DE NUESTROS ANTEPASADOS

0
468
IXCHE DESVELA SECRETOS DE NUESTROS ANTEPASADOS

Ixche puede cambiar lo que sabemos de nuestros antepasados

Ixche, mujer, 30 años y 1,64 m de estatura, vivió en la región de Tulum, en la península de Yucatán en México finalizando la Era de Hielo.

Ixchel, diosa maya, fue el nombre que decidieron poner los arqueólogos a está mexicana y que les brindan nuevas pistas sobre cómo llegaron nuestros primeros pobladores.

“Su cráneo tiene varias heridas, lo que significa que alguien le pegó muy fuerte y le fracturó el cráneo”, le dice a Wolfgang Stinnesbeck.

Ixchel tenía caries, quizás debido a una dieta alta en azúcar

Stinnesbeck junto a investigadores también descubrieron que posiblemente Ixchel sufría una infección bacteriana que le causó severas alteraciones de sus huesos del cráneo.

El cráneo de Ixchel es mucho más redondeado que el de otros humanos encontrados en el centro de México y Norteamérica.

La dieta de los otros hallazgos de en México y Norteamérica no tenían caries, lo que indica que Ixchel tenían una alimentación distinta.

Stinnesbeck, profesor del Instituto de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Heidelberg en Alemania, asegura que estas características son señal de que al menos dos grupos morfológicamente distintos vivieron en América al mismo tiempo. .

“Este hallazgo refuerza la idea de que no se puede hablar de una sola oleada o de un solo tipo de individuos, sino que parece ser que fueron varias oleadas de personas con distintos orígenes”, asegura la arqueóloga Adriana Velázquez.

Stinnesbeck agrega que “este descubrimiento genera dudas sobre la historia que hasta ahora se ha contado sobre el origen de asentamientos en el continente”.

Otra reciente investigación que refuerza su hipótesis.

Cuatro esqueletos hallados que vivieron entre hace 9.000 y 13.000 años en el área de Quintana Roo fueron investigados por científicos de la Universidad de Ohio.

“Siempre hemos hablado sobre el asentamiento de las Américas como si Norteamérica y Sudamérica fueran lo mismo”, dijo Mark Hubbe de la Universidad de Ohio, autor de la investigación.

“Debemos dejar de hablar de un asentamiento de las Américas. Debemos hablar del asentamiento de Norteamérica y el asentamiento de Sudamérica como cosas muy distintas”.

El más antiguo de ellos se parece mucho a las poblaciones cercanas al Ártico; mientras que el segundo guarda más similitudes con poblaciones más modernas de Europa.

El tercero tiene afinidades con grupos de Asia y nativos americanos; y el cuarto muestra semejanzas con poblaciones árticas mezcladas con características más modernas de Sudamérica.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here